La hora de dormir…

Buenos días!!

Hoy venía a contaros como al final conseguimos que pelo seta se fuera a su camita definitivamente. Digo definitivamente porque hubo una intentona que salió genial pero se torció por factores ajenos…

Allá por el 2014, cuando estaba embarazada del rubio, y el mayor tenía dos añitos decidimos que quizá era un buen momento para sacarlo de la habitación, pues sino seriamos 4 en la habitación y el bebé nacía en mayo, a la vuelta de la esquina estaría el verano y….quizás sería demasiado. Así que se lo explique un par de días antes, compramos unas sábanas chulísimas de Mickey Mouse, y las pusimos juntos. También compramos unas estrellas de estas que brillan en la oscuridad y las pego él en el mueble que estaba justo encima de su cabeza. Le contábamos un cuento y nos acostábamos con él hasta que se quedaba dormidito.

Estaba muy convencido, y la verdad que esa primero noche durmió del tirón. Quien no tuvo esa suerte de dormir del tirón fui yo, que me pasé la noche pendiente por si me llamaba o solicitaba para algo estar ahí al pie del cañón. Que triste cuando pasaban las horas y no me llamaba, porque eso me decía que ya era un mayorcete que era capaz de dormir solito. Y qué satisfacción el saber que lo habíamos echo bien!

Como al fin pudimos comprarnos el piso donde vivíamos, pues ya teníamos bastante estabilidad en el trabajo, lo primero que quisimos cambiar era la habitación de los peques, pues nos hacía mucha ilusión que tuvieran su propia habitación. Así pues, la idea era pintarla y justo que nos trajeran los muebles, pero finalmente no cuadraron las fechas y los muebles se retrasaron algo más de dos semanas, en las que pelo seta volvió a la habitación con papá, mamá y el rubio, y el pobre pensaría, ¿y por qué tengo que estar yo sólo en esa habitación, estando ellos tres juntos?

Por lo que ya no hubo manera de convencerle para que se fuera a su fantástica habitación nuevísima de la muerte. Volvíamos a ser cuatro en una cama de 1.35 más la cuna colecho que nos apañamos con una cuna del Ikea. A lo que también tuvimos que añadir un ventilador de techo para las horrorosas noches de verano, porque 4 cuerpos respirando el mismo aire….es mucho respirar!! Por lo menos que se moviera un poco el aire, jejeje

Intento totalmente fallido, y la verdad es que estábamos contentos de dormir juntos, porque cuándo están malitos tenerlos cerquita me da mucha tranquilidad, y eso que no suelen ponerse malitos con frecuencia, pero que me encanta dormir con ellos, vaya!!

El segundo intento ha sido a los 4 años. Le dijimos unos días antes de cumplir los años, que los niños de esa edad ya dormían en sus camas. La abuela le compró unas sábanas de Spiderman para intentar motivarle un poco, le pusimos de nuevo la barrera e hicimos la cama juntos, y esta vez le leímos un cuento pero le dejamos sólo en la habitación. Tiene una luz a la entrada y se la dejamos encendida (porque dice que ve monstruos), y le explicamos que siempre que nos llamara nosotros iríamos, y que estaba sólo en la habitación pero no estaba sólo en casa y no tenía de que preocuparse.

Pues todo fue genial, los días pasaban y todo transcurría maravillosamente bien, hasta que un día se despertó en la noche y quiso venirse a la cama. No se lo negamos, pues llevaba muchos días durmiendo sólo y no pensamos que causaría precedente….jejeje

Fue cogiéndolo como rutina, y creo que se acostaba pensando en despertarse para venirse a la cama, pues había días que a la una ya estaba allí con nosotros.

Se me encendió una bombilla y pensé, ¿y si le compramos un reloj? El podrá ver que hora es, y le podemos explicar que hasta que no sea X hora no podrá venir a la cama de papá y mamá. Pues esa misma tarde fuimos a una tiendecita del barrio, le explicamos lo que íbamos a comprar y para qué, y el decidió entre los que le dimos a elegir (pues tenían que ser digitales). Que emoción!! Un reloj en la habitación!! Le explicamos que hasta que no apareciera un 8, y en el lado en el que tenía que aparecer el número (importante, jejej), no podría venir a nuestra cama. La primera noche nos contó que vió el número 3 y se volvió a dormir, el número 5 y se volvió a dormir, y que la siguiente vez que abrió los ojos ya eran las 8! He de decir que me rompió el corazón pensar que se había despertado tantas veces y el pobre no había dicho ni mu y se había vuelto a dormir sin más. Pero el se despertó ultra-feliz pues había sido un campeón y había estado toda la noche en la cama! Me enamora cada día más este niño.

Cuando vamos al pueblo dormimos juntos en la cama, y me dice las noches que estamos allí: “Lo que más me gusta de venir al pueblo es que aquí si dormimos juntitos”. Pues he de decir lo mismo, que una de las cosas que más me gusta de ir al pueblo es que dormimos juntitos!

Confieso que la semana que curro de mañana me echo la siesta y nos la echamos los tres juntos, pues papá tiene que ir a currar y no le mola mucho el rollo siesta, jejej. Y es de las cosas que más me gustan y más disfruto!

Pd: No creo que a los niños les pase nada por dormir hasta X edad con papá y mamá. No creo que les genere ningún tipo de problema. Y para las personas que crean que por dormir con niños se acaba el sexo entre la pareja…Vamos por el tercero, lo digo todo y no digo nada!jajaj, y todo lo digo con mi mayor respeto. Tan buena es la decisión de dormir con niños como la de no dormir con ellos. Lo más importante creo que es la tolerancia. Lo que tú hagas es tan correcto como lo que yo hago.

¿Y vosotr@s, colecháis, o vuestro peque duerme a sus ancas en la cama? ¿Y cuándo lo sacasteis os costó mucho? Me encantaría que me contaseis como os ha ido a vosotros!!

Besotes

8 comentarios en “La hora de dormir…

  1. Sara (Dos Rayitas) dijo:

    ¡Me encanta la idea! Me la apunto por s si tenemos retrocesos en un futuro! Yo me veía siendo cuatro en la habitación y durante unos meses me agobié bastante. Compramos la cama antes del verano para que se fuese acostumbrando a verla en su habitación y eso, pero vamos… seguíamos juntitos every night. Después, pensé que de todo se sale y que ya nos apañaríamos de alguna manera (yo me veía con una barrera en la cama de 1,50 y elpadredelacriatura expatriado en la habitación de al lado)… pero en verano empezó a despertarse menos y después de empezar la guarde y ver que estaba contento empezamos a dormirle ahí. Ya contaré en un post todos los detalles, pero vamos… lo ha llevado muy bien. Eso sí, yo no descarto nada… Igual cuando nazca Leo dice que allí duerme Peter, que él se vuelve a su cuna pegadito a mamá y entonces… pues ya veremos. Pa qué preocuparme antes… ¡Besos!

    Le gusta a 1 persona

  2. srajumbo dijo:

    Yo soy mal ejemplo… 4 años y dormimos los 3 juntos pero no porque no haya como sacarlo porque el tiene su cama y ya dormía en ella, si no porque nosotros queremos dormir con él así que en cuanto podemos, lo metemos jaja. vamos, no nos planteamos aún sacarlo así que … pasopalabra 😉

    Le gusta a 1 persona

    • mividadecolorazul dijo:

      Haces tan ricamente, nosotros es que teníamos que sacarlo porque entre el rubio, maridito y yo embarazada en una cama de 1.35…mas la cuna colecho, que algo amplia, pero era una locura… Aun así la siesta la duerme en la cama grande con mama, y si algún día Papi no esta o llega tarde dormimos todos juntitos, que a mi personalmente, me encanta!!! Jiji

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s