La ¿intensidad? de los dos años…

Esta entrada es retomada del antiguo blog que compartía, como siempre, os aviso por si os suena de que ya lo habéis leído…jejej

Buenas tribu!!

Hoy vengo a hablaros de… no se ni como denominarlo, la intensidad? de los dos años. El rubio tiene dos años cumplidos en el mes de Mayo, y las famosas “rabietas” las ha tenido desde bastante antes de hacer esta edad. Ahora son parte rabietas parte esa gran personalidad que tiene él.

Se que las comparaciones son odiosas, pero voy a comparar a mis dos indios en esta entrada. La verdad es que no se pueden comparar, cada uno es diferente, tiene una personalidad muy muy distinta el uno al otro. Mi indio mayor es muy autónomo, empezó a hablar pequeño y a ser maduro pronto. Ha tenido rabietas, como es lógico, pero es un niño muy fácil de llevarte a tu terreno. Puedes dialogar con él e intentar razonar y negociar las cosas. No solo ahora que ya tiene cuatro años (y medio), sino que esto lo llevamos haciendo tiempo con él.

El rubio es otro cantar. Tiene un caracter y una personalidad muy fuertes. La gente siempre dice que es porque al ser el segundo aprende del mayor, pero me niego a eso, porque él no ha visto muchas de las cosas que hace de su hermano, sino que son de su propia cosecha, parte de su carácter.

Él todo en su mundo lo vive con una intensidad mayor a la que nosotros somos capaces de comprender. Por poner un ejemplo, le encantan los autobuses, creo que podría pasarse toda una mañana sentado en la puerta de casa viendo,como dice él, los “bobuses” pasar. El otro día sin ir más lejos pasó un autobús y el indio mayor saludó al autobús y el conductor, muy majo él, sacó la mano y le devolvió el saludo. No se que pudo sentir exactamente en ese momento, pero se puso a llorar desconsolado, como si no hubiera mañana. Yo le empecé a explicar que el señor del bus había saludado a los dos pero él no entraba en razón. Cuándo ve un “bobus” corre en la acera “al lado” de él, y cuando ve que se le escapa llora como un “loco enamorado”. Pues así de intensa es la vida con él. Yo intento acompañarle en esos berrinches y calmarlo, pero hay veces que ni por esas, que necesita llorar, o gritar un rato y luego acaba llamándonos pidiendo el consuelo que ahora sí que necesita y reclama.

Por un lado me encanta esa intensidad de vivir las cosas de este rubio peligroso, pero por otro hay veces que es agotador. Hay veces que pide agua, y se la das y no la quiere y entra en una vorágine  de la que es imposible sacarlo (a menos que aparezca un “bobus” en ese instante, jajaja). No se si lo que le pasa es que quiere agua y su “yo” le impide cogerla beber y tranquilizarse, o es que quiere algo que el llama agua y yo no se que es y es cuando se lía! Y el peor momento es cuando empiezas a darle alternativas para que salga de ese llanto y esos gritos, le ofreces lacasitos, y entonces llora pidiendo agua, y se la das y te dice no, “aitos”, y se los das y te dice no agua, y metes la variante “C”, galletas! Y ahora llora por que quiere pero no quiere agua, lacasitos y galletas. Y estas en un punto en el que no sabes si darle todo e irte y ya elegirá, seguir consolándolo o pegarte un tiro porque estás fracasando como madre porque no sabes entender a tu hijo.

Me consuela que cenando el otro día con unos amigos que tienen dos niñas de cinco y dos años (se lleva dos meses con el rubio la peque), tiene ese mismo, o parecido, carácter que tiene el rubio. La mamá decía que no le veía el punto positivo por ningún sitio, pero yo creo que sí, que están forjando esa mini-personalidad que les va a acompañar siempre y que tienen que aprender a gestionar sus emociones y sus sentimientos, por lo que es algo contra lo que tienen que luchar, ¿no es así?

Y entre todo este caos pienso en baby Oliver, que estaría tan tranquilo durmiendo en la tripita de mamá pero los llantos de su hermano le han despertado. Seguro que al rubio lo conoce mejor que a ninguno cuando decida salir de la tripita de mamá. Y eso que el indio mayor se empeña (y he de decir que me enamora por momentos) en hablar con su hermanito y contarle todas las cosas que ha echo durante el día, para así que lo conozca cuando venga al mundo, muero de amor cuando hace estas cosas!

Y ya de paso aprovecho para contaros que el primer día de clase de mi indio mayor fue muy exitoso. Todos mis miedos se iban esfumando cuando los días anteriores al primer día yo le contaba cosas y él sonreía y ponía una cara de ilusión enorme por ese cole de mayores que le esperaba con los brazos abiertos! No pude ir a acompañarlo esa primera mañana pues tuve la prueba de la glucosa y me fue imposible salir a tiempo para estar allí (menos mal porque creo que hubiera llorado desconsolada…soy así de dramática!!). Pero me cogí el día libre para poder ir a recogerle y cuándo salió de la clase con esa sonrisa enorme que le caracteriza y la profe me dijo que había estado muy contento y adaptado y que parecía que hubiera ido toda la vida a ese colegio (ha empezado con 4 años), no pude aguantar el derramar un par de lágrimas mientras nos abrazábamos y el me besaba y me acariciaba el pelo. Se que no tenía motivos para llorar, pero ya os he dicho alguna vez que soy llorona por naturaleza, y ver que se adapta así de bien a todo, y que ya va a un cole de mayores me hace reflexionar sobre lo rápido que pasa el tiempo.

¿Y vosotr@s? ¿Cómo ayudais a vuestros peques en estos “díficiles” momentos? ¿Algún truco para calmarlos antes de que empiece la tormenta de llantos y gritos? ¿Y la vuelta al cole, o el comienzo de vuestros indios?

 

Besos y feliz comienzo de semana

 

 

 

 

 

20 comentarios en “La ¿intensidad? de los dos años…

  1. Cool & Mum dijo:

    Si te sirve de consuelo yo tengo dos muy intensos, y con un carácter tan fuerte ambos que ufff…. Las rabietas las he tenido día sí y día también, ya me he acostumbrado y lo mejor, la paciencia.
    Ignora, prestar demasiada atención es peor, y cuando se le pase intentas hablar … A mí me funcionó así!
    Anteriormente me ponía muy nerviosa e intentaba calmarlo como fuese, lo que derivaba en rabietas de dos horas. Desesperada estaba….

    Le gusta a 1 persona

  2. srajumbo dijo:

    Yo siempre había leído eso de los terribles 2 años pero es cierto que aquí no los vivimos. Los 2 años pasaron sin más. Para mi ha sido peor ahora, con 4, que está más rebelde y me cuesta más que me haga caso.
    de rabietas no se decirte, tengo suerte pero no tiene demasiadas. Siempre he intentado estar cerca que vea que no lo dejo, pero sin ceder ni prestar especial atención si me habla gritando. Así que le duran apenas dos minutos y se calma. Hasta la profe me decía que le hace gracia porque monta un show que te cagas dos minutos exactos y cuando acaba se pone a jugar. Yo soy de contener sin dar importancia, estar al lado, apoyar, que vea que no está solo, pero que entienda que si me habla gritando o llorando no le voy a entender.

    Me gusta

  3. mamacuchufleta dijo:

    Yo de momento no he vivido esas rabietas tan intensamente, es cierto que Churreta tiene un genio tremendo y que como algo no le salga como él quiere… pero por el momento van siendo fáciles de controlar con cualquier mínima distracción. Yo tampoco pienso que siempre tenga que ser por imitación a lo que vende sus hermanos mayores, simplemente puede que sí o puede que no, esto depende mucho de la propia personalidad del niño.
    Me he reído mucho con lo de que eres muy llorona, yo también soy así y me emociono rápidamente, no quiero imaginarme el primer día que tenga que dejar al peque en el cole😅
    Debe ser precioso ver a indio mayor explicarle sus batallitas al peque en la tripa aiiiix para morir de amor vamos!!
    Muchos besitos preciosa😘

    Le gusta a 1 persona

    • mamascherokee dijo:

      Si, cada niño es un mundo, y con ello su personalidad, sus rabietas y todo su yo!
      Y si, la verdad q es precioso ver como le habla a su hermanito!!
      Al gun día haré post sobre las lloraeras q me he dado en varios momentos d los peques, porque soy tela de sensiblona!! Jajaja
      Besotes guapa, gracias por comentar y bienvenida de nuevo!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s