Breaking News

Pisos de travertino

Los mejores consejos para cuidar tus pisos de travertino

Limpiar el travertino es fácil, pero es importante saber a qué te enfrentas. 

El travertino es un material natural cálido y hermoso que complementará casi cualquier diseño. Aunque esta piedra natural no es tan densa o dura como el granito, se desgasta bien y durará toda la vida. Pero eso no significa que no sea delicada… a su modo. 

Una vez que aprendas las características del travertino y apliques estos sencillos secretos tu travertino se verá fabuloso por décadas sin importar en qué parte de tu casa lo hayas instalado. 

limpieza de pisos de travertino

El primer paso es proteger

El travertino es sensible a las sustancias ácidas (jugo, vino, café) por lo que puede grabar (embotar el pulido o el acabado) con bastante facilidad, igual que el mármol y la piedra caliza.  El travertino también puede mancharse, pero no tan fácilmente como se piensa comúnmente y las manchas se controlan con el sellado. 

Debido al problema del “grabado”, el travertino no se recomienda para la encimera de la cocina o un baño de mucho uso. Una opción para proteger el travertino el el sellado. 

Aunque el travertino pulido es casi a prueba de manchas y por lo general no necesita ser sellado, el resto sí puede requerir este tratamiento. 

No todos los selladores son creados iguales. No pierdas tu tiempo o dinero en selladores ineficaces que no durarán. La aplicación de un sellador de alta calidad asegurará una protección duradera contra las manchas para mantener su inversión en condiciones como nuevas. 

Los selladores se aplican para proteger contra las “manchas”, que son un tipo específico de mancha que se produce cuando una sustancia se absorbe en la piedra.

Las manchas son daños corrosivos por el contacto con alimentos, bebidas o limpiadores ácidos, como una quemadura. Debido a que el grabado es un daño físico a la piedra, un sellador no puede evitar el grabado.

Cómo limpiar el travertino

Si algo se ha derramado en tu travertino, límpialo de inmediato. La baldosa de travertino es mucho más sensible que el granito a las sustancias ácidas como el vino, el café, los zumos de fruta, la salsa de tomate, los refrescos, los productos de tocador y de limpieza que pueden grabar (emborronar) el acabado (tanto en los acabados “pulidos” brillantes como en los “pulidos” mates) o manchar la superficie. 

travertino

Limpia las superficies con una esponja o un paño suave. Los únicos agentes de limpieza que debe utilizar regularmente son agua caliente para limpiar las migas y pequeños desechos y un limpiador de piedras una vez al día.

No utilices vinagre, amoníaco, limón o naranja para limpiar el travertino. Tampoco es recomendable usar un limpiador genérico de baño, bañera y azulejos. Los polvos e incluso las cremas “blandas” contienen abrasivos que rayan y opacan la superficie.

Seca con un paño de algodón o gamuza. Usar un jabón suave de vez en cuando (3-4 veces al año) para limpiar el travertino no dañará la piedra, pero el uso constante embota la superficie con una película de jabón.

Limpia los azulejos de travertino con regularidad. Usa un trapeador limpio, seco y sin tratamiento. Ten cuidado con la aspiradora. Las piezas desgastadas o la arenilla atascada por las ruedas pueden rayar la superficie. Además, trapea regularmente con un limpiador de pisos de piedra especializado. 

El pulido de travertino en las baldosas del suelo hace una superficie muy resbaladiza, así que utilice una baldosa de travertino “afilada”, “flameada” o “derribada”. Se verá cálido y atractivo y esconderá mejor el polvo y la suciedad.

Además, los vacíos y agujeros distintivos del travertino deben ser rellenados al instalarse para evitar que se acumule la suciedad.  

El Coliseo Romano está hecho de travertino, así que sabemos que es duradero. Con estos consejos seguro podrás preservarlo durante años. 

Tenemos más consejos para piedras naturales de lujo en el hogar.